Cirugía de vías lagrimales

Ojo seco

Diferentes patologías pueden afectar el delicado sistema de drenaje del ojo. En los recién nacidos, existe una condición denominada obstrucción lagrimal del recién nacido, cuyos síntomas son lagrimeo frecuente de uno o ambos ojos (ojo llorón).

Generalmente, esta condición es causada por el acúmulo de detritos celulares y la presencia de pequeñas y frágiles membranas que obstruyen la vía lagrimal, y que en su mayoría se resuelven espontáneamente con la realización de masajes, existiendo un pequeño porcentaje que amerita tratamiento médico-quirúrgico.

Frecuentemente esta patología es confundida y subdiagnosticada, siendo inútilmente tratada como conjuntivitis, retrasando la terapéutica adecuada y llevando a complicaciones.

Esta condición de obstrucción de la vía lagrimal no es exclusiva de los recién nacidos. Los adultos pueden presentar síntomas similares de lagrimeo, secreciones, dolor en el canto medio, enrojecimiento y “abultamientos” en la zona media, acompañados de fiebre y malestar general llamada dacriocistitis. Esta situación es debido a la obstrucción de la vía lagrimal y necesita ser tratada con urgencia con tratamiento médico-quirúrgico.